¿Estás cuidando tu ecosistema emocional?

      Es posible que en algún momento hayas escuchado el término de “biodiversidad” o “diversidad ecológica”. La biodiversidad se refiere a la cantidad y variedad de organismos vivos en nuestro planeta; incluyendo también la diversidad dentro de la especie, entre especies y entre ecosistemas. Cuanto más diversa y abundante sea nuestra biodivesidad, tendremos un ecosistema más flexible y resiliente. De hecho, actualmente, un tema de gran preocupación social y política es la pérdida de la biodiversidad, la cual amenaza el bienestar de nuestro planeta y por lo tanto la supervivencia de la especie humana.

Nuestra salud depende completamente de la salud de las especies con las que convivimos en la tierra

Harrison Ford

      En el mundo emocional tenemos un término similar a la biodiversidad: “la emodiversidad”. La emodiversidad se refiere a la variedad y abundancia de las emociones que cada ser humano puede experimentar (Quoidbach et al., 2014). Podemos imaginar dos personas diferentes quienes sienten distintas emociones en su vida diaria. Por un lado, la persona A en un día normal siente las emociones de orgullo, alegría y tristeza con mayor frecuencia, mientras que el resto de emociones las experimenta en una proporción menor. En realidad, si observamos la Figura 1 nos daremos cuenta que sus experiencias emocionales son bastante homogéneas, concentrándose en unas pocas categorías. En este caso, diríamos que la persona A muestra una baja emodiversidad. Por otro lado, la persona B en un día normal siente una amplia variedad de emociones (tanto agradables como desagradables) como el orgullo, interés, alegría, culpa, preocupación, etc. Como apreciamos en la Figura 2, estas emociones son diversas y se distribuyen de forma bastante uniforme entre las categorías. ¿Qué patrón de emociones crees que resulta más adaptativo?


Figura 1. Representación gráfica de las emociones de la persona A (baja emodiversidad; adaptado de Quoidbach et al., 2014).


Figura 2. Representación gráfica de las emociones de la persona B (alta emodiversidad; adaptado de Quoidbach et al., 2014).

      Al igual que sucede con el planeta en el que vivimos, cuantas más emociones experimentemos (sean positivas o negativas), tendremos más bienestar y niveles de resiliencia. A veces, esto nos resulta más fácil de entender si pensamos en un jardín. Imagina que tenemos un jardín y únicamente sembramos rosales. Con el paso del tiempo es posible que nuestro jardín se llene de rosales, pero si únicamente sembramos estas flores, la tierra no recibiría nutrientes de otras plantas. Es posible que los rosales acaben enfermando la tierra sin fertilizar y al final nos resulte más complicado hacer nuevas siembras. Por el contrario, si tenemos multitud de plantas en una proporción similar, la tierra tendrá más propiedades, podremos seguir cultivando plantas y nuestros rosales continuarán creciendo. Por ejemplo, existen hierbas aromáticas que junto a los rosales ahuyentan a las plagas. Algo parecido ocurre con nuestras emociones.

      La investigación científica ha demostrado los beneficios de sentir una amplia gama de emociones tanto en la salud mental como física. En este sentido, en el estudio de Quoidbach et al. (2014) recogieron datos de 35.844 participantes por medio de una encuesta. Lo que se encontró fue que tanto la emodiversidad positiva como la negativa y global se asociaba con una mejor salud física y mental. De hecho, cuando se controlaban los niveles medios de emocionalidad de cada persona (p.ej., alegría, estrés o malestar), los autores del estudio encontraron una relación lineal entre estas variables. Esto implica que, con niveles similares de bienestar o malestar emocional, experimentar una amplia gama de emociones (sean agradables o desagradables) se asocia con una mejor salud física y mental. La emodiversidad también se ha asociado con indicadores objetivos de salud física. Empleando un estudio de diario, Ong et al. (2018) pidieron a 175 participantes adultos que informasen sobre las emociones positivas y negativas que habían experimentado durante 30 días. Los autores encontraron que experimentar una mayor diversidad de emociones agradables en el día a día se asociaba con niveles más bajos de inflamación (i.e., IL-6, CRP, fibrinógeno), controlando otras variables como el IMC (índice de masa corporal), condición médica, medicamentos antiinflamatorios, variables de personalidad y sociodemográficas. Por lo tanto, aunque queda mucha investigación por hacer, parece que podría existir un efecto beneficioso de la emodiversidad sobre la salud mental y física.

      Tendemos a pensar que si una persona en un mismo día experimenta un sentimiento de alegría, esperanza, y más tarde, tristeza o enfado, es una persona inestable emocionalmente y que esto podrá repercutir negativamente en salud mental. Además, la sociedad moderna nos transmite mensajes orientados a la necesidad de sentir emociones agradables y alejarnos de todo aquello que nos genera malestar. Sin embargo, lo que se ha observado en los estudios realizados es que experimentar una amplia variedad de emociones (incluyendo las desagradables), no necesariamente tiene un impacto negativo en nuestro bienestar, sin que con ciertas condiciones, podría suceder justo lo contrario.

En tu caso.. ¿Te das permiso para sentir todas las emociones?

Alba Hernández Gómez – Psicóloga Sanitaria e investigadora en la Universidad Complutense de Madrid

Para leer más artículos sobre emociones, haz click AQUÍ.

Referencias:

Quoidbach, J., Gruber, J., Mikolajczak, M., Kogan, A., Kotsou, I., & Norton, M. I. (2014). Emodiversity and the emotional ecosystem. Journal of Experimental Psychology: General, 143(6), 2057–2066. https://doi.org/10.1037/a0038025

Ong, A. D., Benson, L., Zautra, A. J., & Ram, N. (2018). Emodiversity and biomarkers of inflammation. Emotion, 18(1), 3–14. https://doi.org/10.1037/emo0000343

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s